Alimentación, Recetas

Cómo cuidarte el hígado después de Navidad

Por Nàdia Guxens.
Fuente: apuntes de Patología Naturista del Dr. Guxens.

Espero que hayáis tenido una feliz Navidad, empezado muy bien el año y que los reyes os hayan traído muchas cosas. Nosotros, después de un descanso, volvemos a la marcha.

En este post os hablaré del hígado. Creo que es un tema muy indicado para estas fechas después de todas las comidas copiosas y excesos varios. Puede que nuestro hígado haya trabajado más de lo normal y que necesite un descanso y que lo cuidemos.

Una primera solución es hacer una dieta de protección hepática, simplificando al máximo todas las funciones hepáticas, es decir, hacer trabajar el hígado lo menos posible evitando los tóxicos y las sustancias que deban ser neutralizadas por el hígado.

Los alimentos tóxicos son el alcohol, el café (más de dos tazas al día), los embutidos, los ahumados, las conservas, los alimentos precocinados (por sus aditivos). Y los alimentos de difícil digestión (que hacen trabajar demasiado el hígado) son los mariscos, los fritos, los estofados, las carnes de caza, las salsas picantes, los productos de pastelería, los quesos grasos y curados, la nata, la mantequilla y la margarina. Estos últimos alimentos no están prohibidos pero sí que se tienen que tomar con moderación: todos los lácteos (mejor tomarlos descremados) y sólo uno o dos huevos a la semana.

Una segunda solución es ayudar al buen funcionamiento del hígado. Podríamos tomar alguna infusión o extracto de diferentes plantas medicinales después de cada comida. La mejor planta para el hígado es el cardo mariano, pero hay otras también muy buenas como el boldo, fumaria, diente de león, desmodium y alcachofera.

Los dos consejos son complementarios y sería interesante hacerlo durante unas tres semanas.

Otro consejo también complementario que os ayudará y os potenciará los efectos de los dos primeros, es tomar dos vasos al día de un caldo antioxidante. Éste ayuda, debido a los alimentos que contiene a depurar, a favorecer la digestión, es diurético, alcalinizante (ayuda a mantener un buen pH sanguíneo) y antioxidante. Por ello, sería interesante tomarlo dos días seguidos, con descanso de dos días y así sucesivamente. Aquí os dejo la receta:

 

CALDO ANTIOXIDANTE

 

img_como_hacer_un_buen_caldo_26723_600Ingredientes:

  • Una rama de apio
  • Una cebolla mediana
  • Dos alcachofas
  • Una hoja verde de col o lechuga

Preparación:

  • En una olla grande con dos litros de agua, cuando el agua hierva, se introduce el apio, la cebolla, las  alcachofas y la hoja de col o lechuga y se deja hervir durante media hora.
  • Se cuela y apartamos las verduras.
  • Se toma sólo el caldo, sin sal ni aceite, añadiéndole cada vez el zumo de medio limón.
  • Podemos guardarlo a la nevera durante dos días y así tendremos caldo antioxidante para esos dos días.

¡Espero que os haya gustado y que os ayude a sentiros mejor!

 


Si tienes más curiosidad y quieres aprender más a cuidarte a través de la alimentación, puedes apuntarte al curso de Dietética impartido por la Dra. Àngels Bel en el Institut IGEM. Más información en www.institut-igem.com , enviando un correo a secretaria@institut-igem.com o llamando al 93.221.13.47.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: